Reversión de servicio de limpieza por Ayuntamiento, asunción (por “dejadez”) de plantilla y aplicación art. 44 ET (1 de 4)

 

El fenómeno subrogatorio (sobre el que he dedicado particular atención en este blog) está sometido a numerosas tensiones interpretativas, forzando a los Tribunales a dar respuesta a conflictos inéditos (al menos, hasta donde mi conocimiento alcanza).

Esta entrada pretende ser el primero de una serie de 4 análisis en los que trataré de abordar el estudio de estos nuevos “casos de frontera”.

La STSJ Galicia 5 de mayo 2017 (rec. 551/2017) acaba de resolver un caso particularmente interesante de sucesión de plantilla en el marco de una reversión de un servicio público.

En este sentido, recomiendo muy especialmente el riguroso comentario que ha publicado el Profesor Eduardo Rojo en su blog. Al que agradezco enormemente sus generosas invitaciones a consultar este espacio.

Pues bien, partiendo del análisis ya desarrollado por el Profesor Eduardo Rojo, en esta entrada simplemente me gustaría añadir una breve reflexión sobre lo sucedido en este caso. Y, como él, también debo agradecer a los compañeros Celia Pereira (@clia_g) y Xosé Rodríguez Díaz (@alvorotael amable gesto de remitirme el texto de la sentencia.

En síntesis, se trata de una reversión del servicio de limpieza de un ayuntamiento (Concello do Carballiño), siendo asumida de forma directa por el consistorio, en el que, a pesar de la finalización de la contrata, los trabajadores de la empresa saliente siguen prestando servicios durante 10 días.

Recuérdese que la STJUE 20 de enero 2011 (C-463/09) Caso CLECE, S.A., y María Socorro Martín Valor, Ayuntamiento de Cobisa, ha afirmado que

“poco importa que la asunción de una parte esencial del personal se realice en el marco de la cesión convencional negociada entre el cedente y el cesionario o que resulte de una decisión unilateral del antiguo empresario de rescindir los contratos de trabajo del personal cedido, seguida de una decisión unilateral del nuevo empresario de contratar a la mayor parte de la plantilla para cumplir las mismas tareas″.

Por otra parte, también debe tenerse en cuenta que el TJUE ha dictaminado que “la circunstancia de que la transmisión se derive de decisiones unilaterales de los poderes públicos y no de un acuerdo de voluntades no excluye la aplicación de la Directiva” (STJUE 19 de mayo 1992, Redmond Stichting, C‑29/91, apartados 15 a 17; y 14 de septiembre 2000, Collino y Chiappero, C‑343/98, apartado 34; y 29 de julio 2010, C-151/09, Federación de Servicios Públicos de la UGT (UGT-FSP) y Ayuntamiento de La Línea de la Concepción, María del Rosario Vecino Uribe, apartado 25).

Volviendo al caso resuelto por el TSJ de Galicia, a mi modo de ver, lo que lo hace verdaderamente interesante es que la asunción de plantilla no nace de una decisión exteriorizada de forma explícita por parte de la corporación local, formalizándose mediante la contratación de los trabajadores de la saliente, sino que es el resultado de su “permisividad” (o, si se prefiere, “dejadez”):

“no puede pretender el Concello, que se ha hecho cargo del servicio de limpieza, por reversión del mismo, el 4 de septiembre de 2016, que no se ha subrogado en el personal que venía prestando servicios para Clece S.A., cuando les ha permitido continuar prestando servicios, sin ningún impedimento y haciendo suyos los frutos de su trabajo, durante varios días, sin notificarles en momento alguno que ya no prestaban sus servicios y sin impedirles acceder a sus centros de trabajo, por dicho motivo, hasta el 14 de septiembre de 2016”.

La permisividad, el aprovechamiento de los servicios prestados por los trabajadores y, sobre todo, el dilatado período de tiempo transcurrido en esta situación son elementos suficientes para estimar (ajustadamente, a mi entender) que, efectivamente, se ha producido una sucesión de plantilla.

En definitiva, un elemento más a tener en cuenta en las sucesiones de plantilla y una evidencia de la riqueza de matices que subyacen en el complejo fenómeno de la sucesión de contratas y de las fuertes tensiones interpretativas a las que el modelo productivo somete a esta institución.

En los próximos días, abordaré los 3 casos pendientes “prometidos”.

Un pensamiento en “Reversión de servicio de limpieza por Ayuntamiento, asunción (por “dejadez”) de plantilla y aplicación art. 44 ET (1 de 4)

  1. Piense mal y acertara Sr.Ignasi, lo de Carballiño puede ser impostura de cara a la galería: empresa privada con olor a nepotismo y enchufismo, dejo pasar plazos y cumplo todos los requisitos de subrogación, después juicio y confirmación de sentencias, estaríamos ante una consolidación de empleo mediante técnica inversa…o eso, o algo peor: auténtica negligencia en el manejo de un Concello…cual es peor??? Ir a juicio( con fondos públicos claro) sabiendo que perderás, o creernos la historia que nos venden???

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *