Contrato de relevo irregular, denegación de la jubilación parcial y responsabilidad del empresario

 

La STS 4 de abril 2019 (rec. 1014/2017), confirmando el criterio de suplicación, establece que en caso de que el empresario formalice un contrato de relevo irregular y que, por este motivo, la trabajadora relevada no pueda acceder a la pensión de jubilación parcial, el empresario debe reparar el daño causado.

El objeto de esta entrada es sintetizar brevemente esta sentencia, cuyo fundamento y fallo comparto plentamente.

 

A. Detalles del caso

El origen de la denegación por parte del INSS de la jubilación parcial solicitada radica en el hecho de que la trabajadora relevista ni estaba desempleada ni tenía concertado previamente con la empresa un contrato de duración determinada.

En consecuencia, a resultas de esta resolución, la empresa notificó a la trabajadora la finalización del contrato a tiempo parcial por denegación de la prestación de jubilación y la vuelta a la jornada a tiempo completo.

La diferencia entre el salario bruto percibido por la trabajadora durante los 5 meses que estuvo trabajando a tiempo parcial asciende a casi 7.000 € (incluida la cotización durante este período).

Denegada la reclamación de esta cantidad en la instancia, la STSJ Cataluña 23 de noviembre
2016 (rec. 5119/2016) confirmó la pretensión de la trabajadora.

La empresa, disconforme, presenta recurso de casación, aportando como sentencia de contraste la STSJ Cataluña 23 de junio 2014 (rec. 1549/2014).

 

B. Fundamentación

Superado el juicio de contradicción (a pesar de que las irregularidades en el contrato de relevo no son las mismas), los argumentos del TS para confirmar la obligación de la empresa de reparar el daño son los siguientes (tres):

Primero: siguiendo el criterio de las SSTS 6 de octubre 2011 (rec. 4410/2010); 24 de septiembre 2013 (rec.  2520/2012); 17 de noviembre 2014 (rec. 3309/2013); y 23 de junio 2015 (rec. 3280/2014), la jurisprudencia ha reconocido la posibilidad de que las irregularidades en la celebración del contrato de relevo, al igual que pueden privar al trabajador relevado de derechos, generan la responsabilidad de la empresa frente al mismo.

De hecho, apunta, esta responsabilidad se ha concretado en las tres últimas sentencias citadas en supuestos diferentes al que nos ocupa, pues se trataba de irregularidades cometidas después de celebrarse el contrato de relevo, esto es durante su ejecución.

Segundo: La empresa no puede alegar que carece de culpa en las irregularidades cometidas al celebrarse el contrato de relevo, porque, conforme al artículo 1104 del Código Civil,

«debió probar que obró con la diligencia debida, y que no le era imputable el vicio que hacía inapropiado el contrato de relevo para el fin perseguido. Su obligación hacía de la relación contractual que tenía con el trabajador relevado, deber de celebrar un contrato de relevo válido que incumplió, al no hacer uno correcto»

Por este motivo, entiende el TS que

«le era imputable el defecto y era él quien debía probar que obró con la diligencia debida por cuanto como fue quien contrató al trabajador relevista, a él le son imputables los vicios del contrato que celebró y las consecuencias de su falta de idoneidad»

y, Tercero: en este caso la empresa

«no ha probado su falta de culpa, sino que, además, consta que no obró con la diligencia debida, pues, cualquier buen padre de familia, entendida esa expresión como buen gerente de una empresa, comprueba la inscripción del relevista como demandante de empleo y que no se encuentre de alta en un régimen de la Seguridad Social, cosa que no hizo, lo que resulta imputable a la recurrente».

 

C. Valoración crítica

En este caso, la valoración crítica será muy breve porque comparto íntegramente la fundamentación y el fallo de la sentencia.

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.