Extinción del contrato del trabajador externalizado

20180630_113452 (1)

En el marco del XXVII Congreso Nacional de la Asociación Española de Derecho del Trabajo y de la Seguridad Social, celebrado los días 31 de mayo y 1 de junio en Santiago de Compostela (y con el título “Nuevas Formas de trabajo y organización empresarial”), tuve la oportunidad de presentar una comunicación con el siguiente título:

La extinción del contrato del trabajador externalizado” (puede accederse al texto íntegro en este enlace).

Este breve estudio, a partir de la descripción de los elementos que han contribuido a que el “trabajador externalizado” se haya convertido en la figura prototípica en muchos sectores, aborda una específica dimensión de este fenómeno y, en concreto, las particularidades de la ineficacia contractual del trabajo externalizado. Esto es, la asociada a las “vicisitudes” de las contratas.

En concreto, este análisis pretende incidir en dos dimensiones: en primer lugar, abordar el estudio de los efectos de la modificación de la contrata o de su terminación anticipada en la continuidad de los contratos de trabajo de los trabajadores de la contratista.

Y, en segundo lugar, tomando como punto de partida el marco normativo y jurisprudencial que disciplinan la subrogación de empresas (distinguiéndose entre actividades materializadas y desmaterializadas), también se analizarán las reglas que delimitan la extinción contractual a resultas de la sucesión de la contrata, tanto de los trabajadores que son subrogados como de los que permanecen en la contratista saliente (teniendo también en cuenta la nueva Ley de Contratos del Sector Público).

La suma de estas dos aproximaciones permite mostrar el alto nivel de precariedad y atipicidad asociado a los trabajadores externalizados, evidenciando, a su vez, una nueva segmentación del mercado de trabajo que convendría tratar de corregir desde un punto de vista normativo, aportándose algunas propuestas interpretativas que, hasta que este cambio no sea una realidad, podrían contribuir a mitigar notablemente estos efectos.

Para finalizar, sumándome a las palabras del Profesor Rojo, no quería desaprovechar la oportunidad para felicitar a los miembros de la Junta Directiva de la AEDTSS y a todas las personas que hicieron posible la organización de este evento académico de destacadísima excelencia.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.